domingo, 30 de agosto de 2015

Especial: manos de la conservación y de la restauración en Arequipa-Parte IV



En el proceso de precisión técnica arquitectónica, de restauración en sillar, también intervinieron maestros talladores. 

Carmelo Peralta Quispe es el maestro de la restauración en el tallado del sillar. Sus participaciones se muestran a medida que caminamos junto a él por el Centro Histórico de Arequipa en detalles curiosos y menos pensados. Empezamos en la fachada del paraninfo de la Universidad Nacional de San Agustín, ubicada de la calle San Agustín. 

“Esta restauración se inició en el año 87 hasta el año 91 y tratamos de colocarle piedra granito, material de Arequipa, del distrito de Mariano Melgar. No tenía zócalo de piedra, era sólo de sillar pero hoy es protegido del agua y de los peatones que pueden manchar con su zapato”, recuerda con una lucidez envidiable.

El zócalo tiene una profundidad de 15 a 20 centímetros y se terminó en un mes. “El peatón es curioso” dice don Carmelo mientras coloca el pie apoyado en el zócalo, imitando lo que hacen inconscientemente algunos peatones.

El piso del local del Centro de Idiomas de la Universidad Nacional de San Agustín, tuvo un propósito. “En este caso cuando son monumentos no se puede poner piso de concreto, pero es una zona de tránsito. Ingresan alumnos y profesores y el sillar se gasta más rápido, sin embargo canto rodao y piedra no se gasta, tiene para años. La piedra que colocamos es de Camaná. Seleccionamos el tamaño de piedra, cargamos para Arequipa y nos hospedamos dos días”, cuenta don Carmelo con un brillo incontenible en su mirada.

El piso del paraninfo del recinto agustino, muestra la diferencia donde don Carmelo no intervino. “En este caso el piso es de sillar. Acá lo que estamos viendo es cómo se gasta, no es igual que piedra y canto rodado. De aquí unos 10 años más varios sillares se van a gastar; sin embargo por otro lado hemos visto la piedra, granito y canto rodado que no se va a gastar y eso va a tener para muchos años”, enseña comparando resultados en el tiempo.

Antes de retirarnos del paraninfo, don Carmelo nos muestra el resultado de su tallado. “Ahí está mi escudo el escudo de la Universidad Nacional de San Agustín”, señala emocionado. Recuerda que lo talló en el año 1992. Ese es sillar rosado es de Uchumayo. En Arequipa nunca se usó, afirma sólo en el Arzobispado. “Poca gente le da importancia al sillar rosado, pero es hermoso”, agrega.

La construcción del zócalo de las tres fachadas debajo de los portales de la Plaza de Armas, también contó con su participación. “Hoy en día la gente ya no mancha al colocar sus zapatos en las paredes, ya no ensucian y hoy con orgullo miro ¡qué lindo! ya nadie pinta”, exclama en momentos que caminamos por los portales de la Plaza.

En agosto del año 2002 se colocaron perillones de piedra granito para proteger la pileta de la Plaza, evitando que la gente no ingrese. “Estos perillones son piedra granito, hemos hecho tallar en Mariano Melgar hay unos apellidos Sahuanay, ellos nos han tallado en aquel entonces y las cadenas fueron conseguidas por el mismo doctor Guillén (ex alcalde y ex presidente del Gobierno Regional de Arequipa) de la marina. Son cadenas para amarrar los barcos grandes”, termina de explicarnos pidiéndonos que demos vuelta alrededor de la pileta.

Su máxima intervención fue en las torres de la Basílica Catedral de Arequipa, que resultaron con graves daños con el último terremoto del año 2001.

“Se ha hecho mucho esfuerzo por recuperar las torres, inclusive para recuperar las molduras, las figuras que tenía ¡era imposible! Sin embargo he tenido que recursearme. De lo fotógrafos que trabajan en la Plaza les compré fotos con diez soles, de esa forma se ha recuperado todas las molduras y me siento orgulloso de haber restaurado. De haber complementado pieza por pieza. Buscar qué figuras tenía. La labor era ardua para mí. Muchas veces  he tenido que amanecerme dibujando hasta las dos de la mañana, tres de la mañana pero se recuperó. Ahí en el centro, ese agujero se llama ojo de boy, arriba hay un tipo escudo, es el lozetón, en los costados hay molduras y varias cornizas. Todas esas cornizas no habían. Ya había volado todo”, recuerda con claridad mientras observamos las fotografías de su trabajo en las torres.

Otros monumentos pasaron por las manos de don Carmelo, como la iglesia de la Merced. Fueron necesarios ocho meses para restaurarla. “La iglesia tiene 3 naves. Nave central y dos naves laterales. En las naves laterales se habían caído varios sillares pero se completó todo. Se intervino interiormente la cúpula, la sacristía más la fachada se hizo limpieza de todo. El zócalo de piedra no se tocó. Acá tenía que tener una cornisita, una moldurita pero en una sola pieza hasta abajo. Hubiera quedado mejor. No había estos parches” enseña mostrando los errores de la corniza existente.

El pintado del sillar
Aprovechando estos consejos don Carmelo, aprendemos los errores en el pintado de las fachadas de sillar de las casonas del Centro Histórico.

“No se puede utilizar pintura esmalte o pintura al agua. Tiene que ser pintura cal hay que preparar eso, caldeado se llama eso. Hoy en día compran pintura en galón y cualquiera lo pinta. ¿Qué hace esa pintura? Esa pintura tapa los poros porque el sillar emana gas, si hemos pintado con pintura al agua ya hemos tapado todos los poros ya no respira el sillar y se deteriora interiormente”, ilustra rapando las capas de pintura que se adhieren fuerte a las paredes de las casonas.

De la mano de los artistas y maestros restauradores y conservadores de Arequipa, reconocemos que un problema no aparente es el agotamiento de las canteras de sillar en Arequipa. “Estamos hablando de las canteras de Añashuyco y veo que nadie se preocupa de esto. Están invadiendo las canteras de sillar. Si no hay sillar, pasados los años no vamos a poner adquirir sillar, por qué porque ya no se va a poder sacar porque tendrá dueño”, advierte.

Y es que antiguamente el sillar se traía del pueblo joven independencia. Un sillar de color medio azulejo a crema. En este caso el sillar es un color suave. “Tiene piedritas ya no tiene tanta porosidad, es casi macizo por eso se reconoce que es de Añashuyco”, muestra con total certeza don Carmelo.

Avanzando en la caminata junto a don Carmelo, es innegable no darse cuenta de su conocimiento de Arequipa a la medida. Mira un bloque de sillar y dice sin guincha que tienen 42 centímetros por 42 centímetros.

Su historia
La historia de don Carmelo se inicia en la Escuela de artes Carlos Baca Flor en el año 1977. “Este ladrillo parece antiguo pero no es antiguo se ha fabricado ese año mismo, se ha tallado ese mismo año. Aquí aprendí los primeros artes, los primeros tallados”, recuerda nostálgico al señalar los portales en el primer patio al ingresar a dicha escuela.

En el caso del piso del patio este es un canto rodao más rústico, esta piedra ya no es de Camaná es del río de Chiguata. Usted es arequipeño, le digo, yo soy puneño, me responde, agregando que se siente más arequipeño.  Es ese amor de la la tierra que lo vio crecer la inspiración de sus constantes ideas para la conservación del patrimonio arequipeño como la de dejar una escuela. “Recomiendo al señor alcalde que cree una escuela de taller, yo podría enseñar a tallar”, expresa.

“Ahorita todas las autoridades hablan del turismo, sin embargo no hay quien se preocupe en restaurar las casonas. Hoy hasta profesionales en Arequipa no conocen toda la ciudad yo sin embargo en mis horas libres sábado y domingo taxeo y conozco toda Arequipa”, remata con orgullo y razón no le falta.   

martes, 25 de agosto de 2015

Especial: manos de la conservación y de la restauración en Arequipa-Parte III



Y así como la delicada tarea de restaurar pintura mural, ha sido necesario explorar la restauración de la estructura arquitectónica de los monumentos que no resistieron a los sismos o terremotos en Arequipa.

Uno de los especialistas en restauración arquitectónica, es el Arquitecto Carlos Gallegos Esquivias, quien se inicia en esta profesión en el año 1998. La bóveda de la iglesia de Santa Teresa, representa una de sus intervenciones más importantes. “Se aplastó toda la implementería de la bóveda que es la sillería que está formando el cañón de la bóveda. Cuando este análisis se hizo se determinó -porque la experiencia nos lo indica- que tenía que desmontarse la bóveda que había perdido la geometría y volverla a armar. Eso es un trabajo titánico y faraónico. Es altamente delicado y peligroso”, explica dentro de las instalaciones de la iglesia.

El proyecto consistió en desmontar las bóvedas, volver a armar una simbra, volver a colocar la implementería de todas las piezas de sillar. De la obra entregada un 4 de abril del 2004 quedó  una huella o mancha de color amarilla en toda la zona de donde se retiraron y se volvieron a montar las piezas de sillar. “Esto se hizo en el 2004. Han pasado 10 años y aún la mancha no desaparece pero va a desaparecer y tomará un color crema que es el del sillar de esta bóveda”, explica Carlos Gallegos.

El sillar empleado proviene de las canteras de Añashuayco. Para el arquitecto Carlos cada intervención no debe ser reversible sino resistente en el tiempo. “El levantamiento que se ha hecho va a evitar -de eso si estamos seguros- que en un evento sísmico de mayor potencia, fuerza o magnitud del que hubo en el 2001, el daño en el templo sea menor”, remarca.

El campanario presentó daños, pese a que fue intervenido luego del terremoto de 1979. Comenta que no le ayudó absolutamente en nada al campanario la intervención que se hizo, porque la estructura de concreto que le habían puesto en el año 82 aproximadamente, había golpeado a la estructura de sillería que existía, entonces esos golpes habían hecho que el campanario se desplace y pierda su geometría.

“Se han vuelto a  colocar las celosillas de los arcos, porque las madres por ser este un monasterio de clausura cuando pasa la procesión del señor de los Milagros, cuando hay el domingo de resurrección o algún evento de alegría católica y religiosa, las madres suben a tocar las campanas”, expone mientras señala las zonas descritas.

También quedan aprendizajes luego de los terremotos de 1958 y del 60. Pero la mayor lección viene de aquellas personas que construyeron y cuidaron las obras arquitectónicas, pero también de las que destruyeron.

Dependerá de los centros de enseñanza de Arequipa, donde  se formen nuevas generaciones de restauradores en arquitectura. “En la época que yo estudié había un libro que se llamaba Taller de Restauración, que ahora espero que no sólo en la San Agustín,  sino en todas las universidades, sea un curso totalmente obligatorio”, añade el Arquitecto Carlos optimista.

Un dato a resaltar es que la arquitectura del muro de sillar o muro de cajón, continuó por lo menos unos 30 años más, luego del terremoto de 1868. Gallegos Esquivias, recuerda que uno de los materiales que cambia el concepto de la forma tradicional de construir es la invención del cemento. En el Perú y en Arequipa a partir del año 40 ó 50 se compraba, se importaba cemento americano de Estados Unidos y cemento inglés, entonces empezaron a experimentar una nueva construcción.


Cada recinto obra civil privada o pública contiene un detalle arquitectónico irrepetible y genuino. “Por eso es tan rico el Centro Histórico y por eso ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad”. Pero como dice el especialista en restauración arquitectónica, si todos hubieran cuidado, Arequipa hubiera tenido más muestras de arquitectura en sitios alejados.

jueves, 13 de agosto de 2015

Desde Ginebra: ¿cómo se protegen nuestras creaciones e invenciones en el mundo?



Y llega el momento en que las fotografías de aquellos paisajes de países soñados, que apretamos con nuestras manos deseosas, dejan de ser papel para volverse realidad. Aquella frase: “alguna vez estaré allí”, ya se puede tocar, ya se puede sentir. ¡Claro! Los sueños son energía pura.  Ha pasado ya un mes y seis días desde que visitamos Ginebra en Suiza. Una ciudad global, financiera y diplomática. Desde el monumento líquido más importante, conozcamos cómo se protegen nuestras creaciones e invenciones en el mundo.

La experiencia empieza con cuatro colegas periodistas: Rafael Córdova, periodista de radio Ovación, Sonia Millones, periodista de la agencia Andina, Miguel Infantes, periodista de TV Perú y quien comparte esta vivencia.

Miguel nos ayuda a leer el mapa, para llegar a la sede de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO). Desde el bus, percibimos que de la bulla ya no queda un solo rastro. El silencio parece ser un código de respeto.

Ginebra, república independiente hasta 1798 y adherida a la Confederación Suiza en 1815, es la ciudad que alberga el mayor número de organizaciones internacionales y tiene 45 comunas, lo que entenderíamos como distritos en territorio peruano. 

Protección de los conocimientos tradicionales
¡Empecemos y aprendamos! En la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, se protegen los conocimientos tradicionales que se relacionan con las invenciones. Begonia Venero Aguirre, consultor senior de la División de Conocimientos Tradicionales de la Organización Mundial en WIPO, resalta que estos conocimientos son desarrollados por los pueblos indígenas, comunidades locales, etnias etc. 

“Para el caso de Perú son los conocimientos que han desarrollado los pueblos indígenas básicamente al vivir en contacto con la naturaleza y de buscar soluciones a sus problemas en la naturaleza. Alguien se enfermaba no tenían una farmacia al lado, entonces su farmacia era la Selva o era el jardín que tenían en casa y allí buscaban plantas y aprendieron a usas estas plantas para curar sus enfermedades. Querían teñir la ropa, también buscaban plantas para teñir la ropa”, explica.

Las técnicas de agricultura y las técnicas de irrigación son consideradas en este grupo, incluso los conocimientos tradicionales relacionados al cambio climático.  Lo que se busca es proteger el contenido de los conocimientos, la idea que existe detrás de los conocimientos.

Protección de las expresiones culturales tradicionales
A ello se suman las expresiones culturales tradicionales, tema vinculante a los derechos de autor. “Lo que buscamos proteger son las expresiones de la cultura que pueden ser: danzas, música tradicional, diseños indígenas, artesanías; cualquier forma de manifestación de la expresión de la cultura se considera una expresión cultural tradicional”, remarca Begonia Venero.

Pero por qué la Organización se interesa en estos temas? La especialista dice que ya son aceptadas como “creaciones intelectuales” es decir, son creaciones de la mente humana. Así como es una invención, así como es una obra que se protege por derechos de autor, así como es una marca. Todas esas son creaciones de la mente humana, creaciones intelectuales que se protegen a través de la propiedad intelectual. Es una nueva forma de creación intelectual o de creación de la mente humana.

Entidades de radio difusión
Otro de los temas que se ven en WIPO, es el referido a las entidades de radio difusión.  Cuando empezaron a surgir nuevas tecnologías como las entidades de radio difusión, la Organización Internacional del Trabajo, la UNESCO y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, crearon el Convenio de Roma, puesto que había que incluir a las entidades de radio difusión e ir reconociendo sus derechos relacionados a los derechos de autor, como el de comunicar a un público.  En el Comité Permanente, actualmente se discute la definición de lo que es o debería ser una entidad de radiodifusión. Rafael Ferraz Vazquez, especialista en la División de Derecho de Autor del Sector de Cultura e Industrias Creativas-WIPO dice que hoy en día todo el mundo puede hacer una difusión con una antena podemos transmitir en webcasting fácilmente “¿somos una entidad de radio difusión por eso? ¿Merecemos la protección?”, expresa las interrogantes.

Mientras tanto, los derechos de artistas e intérpretes audiovisuales fueron incluidos en el Tratado de Beijing firmado en el año 2012.

Obras Literarias Artísticas
Otro instrumento internacional es el Convenio de Berna, del que Perú forma parte, que otorga una protección automática a los derechos de autor de obras literarias artísticas. “Los países que crearon el Convenio de Berna impusieron tres principios básicos: primero el trato nacional. Es decir un autor peruano cuando va a Francia tiene el mismo tratamiento que un autor francés y viceversa, el segundo es la protección automática o protección sin registro, que quiere decir que no se puede imponer ninguna condición como registro o procedimiento formal para que uno pueda obtener su derecho de autor, el tercero es la independencia de la protección”, explica Rafael Ferraz.

Haciendo una parada  llegamos a la Plaza de las Naciones, donde destaca una enorme silla rota. Es un monumento construido en agosto de 1997 con 5.5 toneladas de madera y de 12 metros de altura, que representa la oposición a la guerra y los daños causados por las minas antipersonales. Es verano. Los más de 37 grados, obligan a los turistas quitarse la ropa y mojarse en los chorros de agua de la Plaza.   
Aprendiendo en la sede de la UNCTAD. 

Un tratado inclusivo
Y así como existen plazas inclusivas de todas las culturas, existe un tratado que fomenta la inclusión de las asociaciones con discapacidad audiovisual en el mundo, es el Tratado de Marrakech.

Como explica Rafael Ferraz, su finalidad es facilitar las obras impresas para las personas con discapacidad visual. Si Perú lo ratifica podría beneficiarse con obras hechas en formatos especiales como el braille (sistema de lectura para ciegos). Cualquier asociación con discapacidad visual podría solicitarlo y sólo sería suficiente un correo electrónico.

Al momento 8 países lo han ratificado pero se necesitan unos 20 para que entre en vigor y necesitan cambiar su legislación nacional.

En un nuevo día de paseo volvemos a las calles de Ginebra, la tercera ciudad con más alta calidad de vida del mundo, luego de Viena y Zúrich y una de las cinco ciudades más caras del mundo.

Crecimiento económico
El índice mundial de innovación es un reflejo del crecimiento económico de un país y de su bienestar social. Actualmente se mide la innovación en más de 100 países. Para construirlo se sigue un proceso largo donde deben mirarse 81 indicadores. Se consideran todos los aspectos de producción de la innovación, los insumos y los resultados. Francesca Guadagno, en su exposición sobre el tema, dice que la posición de Perú mejoró. De estar posicionado en el número 83 en el año 2011, pasó al puesto 73 al 2014. Su posición responde más por los insumos que los resultados. En el indicador de los insumos, Perú en el 2014 ocupaba el lugar 60, ese mismo año pero en los resultados ocupaba el puesto 85. Lo que se quiere decir, es que Perú tiene un ambiente que está más preparado para producir innovación, pero esa innovación no se produjo, porque el sistema no funciona lo suficientemente bien, porque todos los pedacitos no funcionan bien para que se genere la innovación deseada. El nivel de desarrollo de Perú, según un gráfico, visibiliza a Perú en una posición justa. Comprendemos entonces, que se trata de un dato en el que nos toca a todos aportar para mejorar como país.

La despedida
Mientras recorremos las calles de Ginebra, alumbrados por un sol incandescente, diríamos que pronto se acerca el ocaso, pero ¡no! Miramos el reloj y la luz. “Son las 8 de la tarde, porque a las 9:30 recién anochece, así que tenemos tiempo para conocer las bondades de Ginebra”, comenta Rafael Córdova, colega periodista. Y es que es una noche de Sol la que nos impresiona. Decidimos esperar un cielo estrellado luego de cruzar el puente del Mont-Blanc. El lago Lemán se alumbra y tranquilamente se nos quita el sueño.

Por el lago- con una superficie total de 582 km²-, pasaríamos muchas veces. Un 60% le pertenece a Suiza y un 40% a Francia. El agua apacigua el verano y libera calor en invierno. Pero lo más importante es que de su centro se eleva el chorro de agua con más de 140 metros, que como dijimos ahora no sólo es de papel imaginario, sino que además puede verse desde diversos ángulos.

Los relojes que se venden en Ginebra, la hija de los Alpes, no se ven en ningún otro lugar del mundo. Y en honor a la puntualidad en el jardín Inglés, desde el año 1995 existe el reloj floral con más de 6 mil plantas, uno de los relojes más grandes del mundo.

Bien dicen que a Ginebra hay que conocerla a pie, pues no se sorprenda si en sus calles angostas del casco antiguo de pronto escucha el sonido de un violín. Busca. Mira las ventanas, una puerta abierta, un teatro cerca. No encuentra nada. Es la magia, son los regalos que nos ofrece este viaje. Es un joven artista, quien atrapa almas y fantasmas a quien se atreve a caminar cerca de las melodías de su violín.

Ginebra nos ha demostrado que nuestras creaciones e invenciones se protegen desde el Organismo Mundial de la Propiedad Intelectual y organismos mundiales que se relacionan con esta competencia, donde se analiza el balance entre los intereses de los creadores y la sociedad.

Va llegando la hora de partir. Ahora tenemos una misión no sólo de periodistas, sino como ciudadanos peruanos. Lo comprendemos mientras intercambiamos miradas con visitantes igual de emocionados que nosotros en la Plaza de las Naciones.

Ginebra nos ha sorprendido y se despide a su manera. En una de sus cuadras de las calles comerciales del casco antiguo, una artista nos enamora hasta las vértebras más recónditas de nuestro cuerpo. Ella se esfuerza por ser invisible y lo logra. La artista es una muñeca de plástico, manipulada con cuerdas ágilmente por su inventora. Con las melodías de Adele Laurie Blue Adkins y su tema Someone Like you, nos toca decir “hasta luego Ginebra”, porque sólo los maravillosos recuerdos calan y derriten nuestro corazón apasionado por aprender.

Agradecimientos Especiales a:
Concurso Nacional de Periodismo 2015
Organizadores:
Organización Mundial de la Propiedad Intelectual 
Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (INDECOPI)
Cámara de Comercio Americana del Perú (AmCham – Perú)